¿Qué hacer si te sale un queloide en el piercing?

 

Hoy en día los tatuajes y los piercings gozan de gran popularidad entre el público. Lamentablemente, mientras que muchos disfrutan de una experiencia positiva, algunos pueden enfrentarse a complicaciones, como los queloides. Estas protuberancias elevadas de tejido cicatricial pueden surgir en cualquier parte del cuerpo donde haya una lesión en la piel. Esto incluye los sitios de los piercings. En este artículo, hablaremos sobre estas protuberancias y te contaremos qué hacer si te sale un queloide.

¿Qué es un Queloide?

Un queloide es una respuesta anormal del cuerpo a una lesión en la piel, como un piercing, una quemadura, una incisión quirúrgica o incluso una infección. Se caracteriza por un crecimiento excesivo de tejido cicatricial que se extiende más allá de los límites de la lesión original. Los queloides pueden ser elevados, con un color que varía desde el rosa hasta el morado. Y pueden provocar picazón, sensibilidad o incluso dolor en algunas personas.

¿Por qué pueden aparecer queloides después de hacerte un piercing?

La formación de queloides después de un piercing puede atribuirse a una combinación de factores genéticos, biológicos y ambientales. Algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar queloides. Esto significa que su cuerpo reacciona de manera exagerada a las lesiones cutáneas. Además, hay otros aspectos que influyen. Por ejemplo, la ubicación del piercing o la técnica utilizada durante el procedimiento. Incluso la calidad de los materiales del piercing también puede influir en la probabilidad de desarrollar queloides.
Durante el proceso de perforación, se crea una herida en la piel que desencadena la respuesta del cuerpo para reparar el área lesionada. En algunas personas susceptibles, esta respuesta puede ser excesiva, lo que resulta en la formación de un queloide. Además, la irritación crónica causada por el roce del piercing, el uso de joyería inadecuada o la falta de cuidado también pueden contribuir a la formación de queloides.

¿Qué hacer si te sale un queloide en un piercing?

Si notas la formación de un queloide en el sitio de un piercing, es fundamental actuar con prontitud y acudir al médico. Aunque los queloides no representan un riesgo para la salud en la mayoría de los casos, pueden causar molestias físicas y emocionales. Además de que pueden crecer con el tiempo si no se tratan adecuadamente.
Algunas medidas que pueden ayudar a manejar un queloide en un piercing incluyen:
Tratamientos médicos: Dependiendo del tamaño y la gravedad del queloide, el médico puede recomendar tratamientos como la inyección de corticosteroides. También la terapia con láser, la crioterapia o la cirugía para remover el queloide.
Cuidado de la piel: Sigue las instrucciones del profesional médico para el cuidado adecuado de la piel alrededor del piercing. Esto puede incluir la limpieza suave con soluciones salinas y la aplicación de cremas o geles recomendados.

Conclusión

En conclusión, los queloides pueden ser una complicación no deseada para quienes se someten a modificaciones corporales como los piercings. Si bien no se pueden prevenir por completo, es crucial tomar precauciones y buscar atención profesional si surge un queloide.
Es importante recordar que la calidad del procedimiento de piercing y el cuidado posterior influyen enormemente en el desarrollo de queloides. Por lo tanto, si piensas hacerte un piercing, es fundamental acudir a un profesional con experiencia en lugar de optar por opciones más económicas pero potencialmente riesgosas. Invertir en la calidad y seguridad de la experiencia de modificación corporal puede marcar la diferencia entre un resultado satisfactorio y complicaciones no deseadas.
Esperamos que te haya gustado este artículo en el que te hablamos sobre qué hacer si te sale un queloide. Si quieres aprender más sobre piercings y tattoos, no olvides visitar nuestro blog. 

Síguenos

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
Google+ icon
RSS icon

Últimos Tweets